Iñaki Gabilondo se asoma al futuro: "A los periodistas solo nos queda nuestra decencia profesional"

8:47 - 24/05/2018
  • ECOTEUVE.ES habla con el presentador, que vuelve a #0 con 'Cuando ya no esté'

  • "A mi alrededor veo enfermos de la política y yo nunca he entrado en esa paranoia"

  • "Soy bueno en hacerme mayor y me sé despedir muy bien", asegura el veterano comunicador

Iñaki Gabilondo fue durante casi veinte años el despertador de media España. Se echó a un lado hace doce y no añora dar los buenos días desde la SER. "Nunca. Soy muy bueno en hacerme mayor y me sé despedir muy bien", asegura a ECOTEUVE.ES. "Lo que sí me ocurre a menudo es soñar con que está sonando el carrillón de la SER y yo no llego al estudio", dice entre risas. "Me faltan 15 metros y nunca alcanzo el micrófono". Dejó Hoy por hoy en 2005 para dar prestigio a Cuatro en su nacimiento. Ahora, con 75 años, colabora en la emisora de Prisa desde un segundo plano y tiene programa propio en Movistar+.

Gabilondo estrena esta noche en #0 nuevas entregas de Cuando ya no esté: El mundo dentro de 25 años. "Quería oler lo que hay por ahí, saber lo que están haciendo en las cocinas del planeta", comenta sobre un programa que lo mismo habla del futuro del periodismo, la música, Internet o el interior de los océanos. "Me interesa todo". La política queda apartada para un periodista que la vivió día a día cuando era la voz de la radio más escuchada. "Tengo un interés razonable por la política, pero no soy un obseso. A mi alrededor veo enfermos de la política y yo nunca he entrado en esa paranoia".

En el programa, Gabilondo se acerca a estos temas a través de largas entrevistas ya inusuales en televisión. "La gente tiene ganas de hablar de lo suyo con tranquilidad. Este uno de los motivos por los que no tengo problemas en conseguir las entrevistas que nos proponemos. También influye que tengo un cierto curriculum", bromea el periodista, que acepta este programa como "un regalo de fin de carrera". "Tengo 75 años. La gente de mi edad está jubilada desde hace 10. Llevo 50 años en la profesión. Hay elementos suficientes para considerar esto una despedida. O casi".

"La ciencia va a una velocidad que acojona"

Gabilondo y sus entrevistados no juegan a hacer un pronóstico de lo que seremos en 2043. "Si lo hiciéramos, no daríamos una", asegura. "El pasado está lleno de futuros que nunca se han cumplido". Sí se habla, en cambio, de cómo están las cosas y qué perspectivas se atisban. "Hay esperanza porque la ciencia va a una velocidad que acojona y hay muchos problemas que se van a poder solucionar, pero sorprende que el mundo esté retrocediendo en relaciones humanas y sociales. Además, existe una inexplicable desatención a los problemas del medio ambiente". Sobre lo que viene, Gabilondo advierte del principal interrogante: "Todo lo que el hombre consiga, ¿será en beneficio de todos o de unos pocos?"

En el primer programa (esta noche a las 22.00), Gabilondo habla con Vinton Cerf, vicepresidente de Google y considerado 'el padre de Internet'. "Hace años se vio como un sitio de máxima libertad, pero Internet se ha convertido en el territorio donde los grandes poderes libran su gran batalla".

"Somos privilegiados. ¿Quién va a prohibir algo a Carlos Herrera?"

La próxima semana abordará el futuro del periodismo, un asunto sobre el que Gabilondo no se muestra pesimista del todo. "Hay cierto caos porque están cayendo algunas cosas del periodismo tal y como lo hemos conocido hasta ahora. Hay paro, una profesión mal pagada... Una crisis fenomenal", reconoce. "Pero no nos damos cuenta de que, al mismo tiempo, están naciendo 74.000 iniciativas periodísticas en todo el mundo. Lo que pasa es que, como no se parecen a las que hemos conocido y no resuelven su problema, da la sensación de que no son la solución".

Para Gabilondo, el periodismo 'tradicional' deberá "adaptarse" y, de esa manera, "tendrá una larga vida en una extensa variedad formal, temática y de estructura". La profesión "está en pleno tránsito entre el mundo que se muere y el que está naciendo".

"Yo he sido un afortunado", admite sobre su trayectoria. "Quien ha tenido mi posición privilegiada no ha sufrido problemas de independencia. A nosotros nos han querido halagar, hacer la pelota, ¿pero quién se imagina a alguien prohibiendo a Carlos Herrera que haga cualquier cosa? No. Id a un medio local, donde se vive la dificultad de la independencia", explica. "El periodismo más próximo al verdadero es el que se hace en las zonas de sombra".

"Las fake news son la mentira de toda la vida de Dios"

Mientras, el mundo mira preocupado a las informaciones falsas que se usan para influir en procesos políticos. "Las fake news son la mentira, el globo sonda, la exageración y la manipulación de toda la vida de Dios, pero globalizada y circulando a una velocidad de vértigo por las nuevas tecnologías", opina el comunicador. 

Reconoce, eso sí, que el problema está en las "industrias" que producen estas mentiras "como herramientas para la lucha por el poder". "Eso ya no es una travesura del periodismo, sino que empiezan a jugar con temas de máxima importancia", afirma. "Estoy preocupado por la envergadura que está tomando y, contra ello, hay que aportar la mayor cantidad y calidad de periodismo decente que podamos. Lo único que tenemos en nuestras manos es nuestra decencia profesional". En este sentido, Gabilondo cree que "la mayor dificultad del periodismo va a ser identificar las señales de agua informativa potable".

"TVE merece reposo y que pueda respirar"

El nombre de Gabilondo está asociado indisolublemente a la SER, pero el periodista también ha trabajado en TVE, una cadena que en las últimas semanas está viviendo protestas internas de trabajadores que piden la renovación de su cúpula por el consenso parlamentario que se pactó entre los partidos políticos. "Me parece inexplicable esta resistencia feroz a ejecutar una decisión ya tomada. Lo único que están consiguiendo es desacreditar al medio y enfadando a la gente que trabaja en él", lamenta.

"TVE ha tenido pocas épocas en las que haya sido verdaderamente una televisión pública. Ha sido la televisión privada de Suárez, Felipe, Aznar... pero siempre ha estado cruzada por extraordinarios programas", opina el periodista, firme defensor del "servicio público" de la cadena. TVE "merece reposo y que pueda respirar, porque ha sido muy criticada, denostada", concluye.


Contenido patrocinado

Otras noticias



Informalia





Comentarios 5

#1
24-05-2018 / 10:26
Julian
Puntuación 8
A FavorEn Contra

"A los periodistas solo nos queda nuestra decencia profesional" dijo el mayor de los indecentes del reino.

#2
24-05-2018 / 15:14
raul
Puntuación 3
A FavorEn Contra

el periodismo en españa deja mucho que desear, por desgracia muy manipulada: En España el priodismo informativo , de rigor e imparcial por desgracia ha muerto por cumpa de los putos políticos que tenemos

#3
24-05-2018 / 15:24
gonzalez ferrin= mamporrerin de soros
Puntuación 0
A FavorEn Contra

jajajajajajaja, pero si estais todos vendidos mamporrero de los sionistas, vete a vacilar a tu abuela payaso

#4
24-05-2018 / 16:22
procesos y procés
Puntuación 1
A FavorEn Contra

Pues si es eso lo que queda, no queda nada.....y menos a él.

#5
24-05-2018 / 17:26
ANALISTA DE HECES
Puntuación 0
A FavorEn Contra

UN EXCREMENTO DE CUIDADO EL IÑAQUI ESTE

Y SU PVTO HERMANO, OTRO

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.