El día que Pablo Iglesias criticó a los políticos que se "aíslan en chalets" en una entrevista con Ana Rosa Quintana

17/05/2018 - 11:57
  • El líder de Podemos defendía Vallecas: "Me entusiasma porque es un barrio popular"

  • Iglesias y Montero prevén mudarse a una casa con 268 metros metros cuadrados construidos

La compra de un chalet por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero para vivir con los mellizos que están esperando ha generado un sinfín de comentarios. La decisión contrasta con unas declaraciones que el líder de Podemos hizo a Ana Rosa Quintana en un reportaje que se grabó en 2015 y en el que el político destacaba las bondades de Vallecas, la zona donde vivía entonces.

"Me gusta porque es un barrio popular y por eso me entusiasma", decía en una entrevista en la que la presentadora visitó -desayunaron juntos- el piso que habitaba.  

"Llegará un momento en que no puedas vivir aquí", comentaba la presentadora, que también salió a correr con el entonces candidato a la presidencia del Gobierno en las elecciones de diciembre de 2015.

"Me parece más peligroso el rollo de aislar a alguien porque, entonces, no sabes lo que pasa fuera", se defendió Iglesias. Al mismo tiempo, el número uno de Podemos aprovechó para criticar "a los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalets, que no saben lo que es coger el transporte público o que no saben lo que cuesta un café..." [VÍDEO]

Iglesias y Montero se trasladarán a vivir próximamente a un chalet que estaba a la venta por unos 660.000 euros y que cuenta con 268 metros metros cuadrados construidos, una parcela de más de 2.000 metros cuadrados, piscina, jardín y casa de invitados.


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.