Alejandro Sanz 'se cuela' en 'First Dates' y recibe unas sonoras calabazas: "Lo dice para no llamarme feo"

18:21 - 16/05/2018
  • El comensal sorprendió a su cita calificando sus propios gestos como "algo femeninos"

Más noticias sobre:

Alejandro, un estudiante de Farmacia de 24 años, llegó a First Dates dispuesto a encontrar el amor y demostrar que tiene su propia personalidad, ya que por circunstancias de la vida le ha tocado llamarse como uno de los cantantes más importantes de nuestro país: el gran Alejandro Sanz.

El comensal aseguró estar harto de las bromas relacionadas con el músico cuando nada más entrar en el restaurante, le preguntaron si conocía la bebida favorita de su tocayo. "Los profesores se reían de mí por llamarme como él. Después de tantos años ya no tiene gracia", comentaba en tono serio.

Al otro lado de la mesa se encontraba Tamara, una joven con la que Alejandro se abrió en cuerpo y alma y a la que relató varios aspectos de su vida. El estudiante quiso hacer especial hincapié desde el principio de la velada en sus gestos, a los que el mismo calificó como "algo femeninos". Sin embargo, acto seguido quiso dejar claro que no le importa en absoluto y que es algo de lo que no se avergüenza.

Pero a pesar de tantas confesiones, Alejandro y Tamara no parecieron conectar en su encuentro y cuando ella le dijo que "no era su prototipo", él tuvo claro lo que en realidad quiso decir su compañera de cita: "Es lo que te dicen cuando te quieren llamar feo con un poco de tacto", asumió el participante. 


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.