El amor triunfa en 'First Dates': se reencuentran 20 años después gracias a su hija

17/04/2018 - 11:41
  • Sergio y Gema tuvieron una hija, pero se separaron por circunstancias de la vida

Más noticias sobre:

Posiblemente, el restaurante de First Dates vivió uno de sus momentos más emocionantes. Laura, una chica de 20 años, acudió al programa de Cuatro para encontrar a una pareja, pero también para sorprender a sus padres, quienes se reencontraron 20 años después a través de redes sociales.

"Como a mis padres les separaron de joven por circunstancias ajenas a ellos y ahora, gracias a que mi padre ha empezado a tener contacto conmigo, se han juntado y se casan", comenzó explicando la joven. Su plan era sorprender a su progenitor, ya que él pensaba que acudía para asesorarla.

Sergio, que así se llamaba el hombre, se topó con Gema, "la mujer de su vida". "La familia nos separó y cada uno hizo su vida. Yo sabía lo que había. Hasta que llegó Facebook y la pude localizar. A lo largo de los 20 años he pensado mucho en ella y sabía que era el amor de mi vida", explicó él que, incluso, llegó a estar casado con otra mujer.

Durante la cena, tanto Gema como Sergio no dejaron de decirse lo mucho que se quieren. "Se pueden recuperar 20 años, lo que no es todo lo que he sufrido, todo lo que has pasado y todo lo que ha costado", confesaba ella.

Pero el momento más romántico fue cuando él hizo una declaración de amor, que emocionó tanto a Sobera como a las camareras Lidia Torrent y Yulia Demoss: "Que te quiero con locura, eres el amor de mi vida, estoy desenado casarme contigo, que soy muy feliz y todo lo bueno del mundo".


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.