La gran metedura de pata de una reportera de 'Madrid directo': "¿Llevaba las bragas atadas?"

15/04/2018 - 13:40
  • Una equivocación que hizo reír a todo el plató

Más noticias sobre:

Los directos a veces juegan malas pasadas a los periodistas. Puede suceder cualquier cosa, sin evitar que todo el mundo lo vea. Bien lo sabe Déborah Fernández, reportera del programa Madrid Directo de Telemadrid, que lo ha sufrido mientras realizaba un reportaje para la cadena.

Todo surgía cuando en el programa se habían decidido por hacer un reportaje sobre el resultado de un desfile de diseños realizados por alumnos de Grados en Diseño y Bellas Artes de la Universidad Francisco de Vitoria. La reportera se encontraba en el Museo del Traje cubriendo el evento sin saber la que se le venía encima.

El primer contratiempo llegó cuando entrevistó a unos chicos que decían no ser "nada" del desfile. "No pasada nada, sigamos", dijo y siguió con su cometido. Pero no era la única situación embarazosa que iba a vivir Déborah ese día. Lo peor vino cuando preguntó a la abuela de una de las chicas que desfilaban.

"Mi nieta era la que iba con las manos atadas", explicó la señora. "¿Con las bragas atadas?", respondió la reportera sin pensar.  Acto seguido la señora la corregía y le volvía a repetir su nieta llevaba atadas "las manos", no las bragas. Tras el error, la reportera no podía contener la risa mientras pedía perdón por lo sucedido. Emilio Pineda, en plató, le volvía a preguntar qué era lo que había dicho entre risas. Finalmente, los presentadores cambiaron de tema salvando la metedura de pata de su compañera.


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada



Informalia





Comentarios 1

#1
15-04-2018 / 18:28
covarruvias
Puntuación 1
A FavorEn Contra

"anxodice: pero quien anunciara las medidas economicas, tú o la rubia? :D"

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.