El increíble parto de la mujer de Seth Meyers: da a luz en la puerta de casa

12/04/2018 - 16:15
  • El showman de la NBC, que presenta un late show, contó lo ocurrido en su programa

Más noticias sobre:

Seth Meyers es uno de los presentadores norteamericanos más populares. Conduce el late show de la NBC y acaba de protagonizar una sorprendente historia que él mismo ha relatado en su programa nocturno.

La protagonista, mejor dicho, es su mujer, pero él es quien ha contado de qué sorprendente manera llegó al mundo su su segundo hijo, Alex Strahl Meyers, hace solo unos días: dio a luz a la puerta de casa.

Seth y su esposa, Alexis Ashe, llamaron a un Uber para ir al hospital porque el parto parecía ser inminente. Lo que no sabían es que iba a serlo tanto. Cuando estaban bajando por el ascensor, la esposa del presentador advirtió de que ni siquiera podía seguir caminando hasta alcanzar el coche que esperaba en la puerta.

Seth intentó convencerla de subir al vehículo para llegar al hospital, pero las contracciones fueron tan fuertes que tuvo que sentarse en el suelo. "No puedo subir al coche. Voy a tener el bebé ya mismo. El bebé está de camino. El bebé está fuera", dijo, según relató Meyers en su programa de televisión. "¡La cabeza del bebé estaba fuera!".

"Llamé al 911 y durante la conversación de un minuto que tuve les dije: 'está a punto de nacer el bebé. Está naciendo el bebé. Ha nacido el bebé", dice Meyers. ¡Sí, es chico!", exclamó el showman. 

Al parecer, los vecinos colaboraron para salvar la situación, así como los servicios de emergencia que se personaron en el domicilio de la estrella televisiva. Todos menos uno: "¡Que le den al conductor de Uber que me cobró!".


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.