La rajada de Antonio Lobato contra Movistar mucho antes de convertirse en su fichaje estrella

13/02/2018 - 12:02
  • "Mi sensación es que están apostando por la cantidad", dijo en 2015

"Me hace muy feliz poder anunciaros que este año narraré para Movistar+ el Mundial de F1. Quiero dar las gracias a sus responsables por la confianza y a todos vosotros por vuestro cariño". Este lunes se hacía oficial la vuelta de Antonio Lobato a la Fórmula 1 y así agradecía a los directivos de la plataforma la confianza.

Sin embargo, el periodista, que abandonó las carreras en 2015, cuando la Fórmula 1 dejó de emitirse en abierto, no tenía tan buenos ojos a Movistar en el pasado al llegar admitir que su "sensación" era que Telefónica "apostaba por la cantidad" y no por la calidad, como le habían dicho en un principio".

Lobato, mostraba así sus reticencias al modelo en una entrevista concedida a Las Provincias: "Son demasiadas horas para un equipo de gente que es importante, pero sacar tantas horas y darles contenido es complicado. Como digo yo, es para los 'frikis' de este deporte, los que se lo tragarían todo y están pendientes de todo cada minuto".

Como buen profesional, Antonio Lobato, por entonces trabajador de Atresmedia defendía al grupo que le pagaba y dejaba en mal lugar a Movistar: "La mayor parte de los que ven la F1 lo que quiere ver es la carrera y un buen previo antes de la carrera. Meter un programa especial una hora antes de unos entrenamientos libre, o enganchar la primera sesión de libres con la segunda cuando ya has tenido hora y media de charla me parece excesivo".


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.