Espantada en 'Cámbiame': una candidata se niega a presentarse y Cristina Rodríguez acaba llorando

27/01/2018 - 13:51
  • Ha dejado plantados a todos en el plató

Cámbiame es un programa llena de emociones y de sorpresas. Lo que nadie se esperaba es que una de las afortunadas en conseguir el ansiado cambio de imagen ni si quiera se haya presentado en el programa.

"Silvia estaba muy emocionada con su cambio, tanto que ni siquiera se ha dignado a presentarse, estamos muy dolidos con ella", así lo anunciaba Carlota. Y es que, la protagonista del cambio no quería que le cortasen el pelo y ésto hizo pensar a los estilistas que podría ser el motivo de su abandono.

Cristina ha querido desmentirlo diciéndo que después de negociar con la candidata llegaron al acuerdo de que ni si quiera cortarían las puntas remitiéndose a hacerle un recogido. Con todo y con eso, decidió abandonar el hotel a escondidas.

La coach ha continuado diciendo que: "si tu vienes a que te tomen en serio tómanos en serio también a nosotros". Además Pelayo ha especulado sobre el motivo de éste abandono tan repentino: "Tiene mucho miedo a que las cosas le vayan mejor", dijo. Natalia es la que más enfadada se ha mostrado diciendo: "Está ocupando un espacio que podría ocupar otra persona", haciendo referencia a los disgustos que suelen llevarse los concursantes que no son seleccionados en el programa.

Cristina ha sido la última en intervenir, se le han saltado las lágrimas al decir: "Estos zapatos son un poco el símbolo de lo que hacemos por los participantes", si de verdad quiere que te cambie la vida ven a Cámbiame", ya que al tener un número especial han tenido que hacérselos a medida.

Finalmente, han decidido enseñar el look que habría llevado la concursante y continuar con el programa.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.