'Casados a primera vista' arranca con su primera boda lésbica y un 'infiltrado' de 'First Dates'

12/01/2018 - 10:29
  • Flechazos y dudas en la primera entrega del dating show de Antena 3

Más noticias sobre:

Casados a primera vista estrenó este jueves su cuarta temporada en Antena 3 y lo hizo con dos bodas muy especiales: una entre dos mujeres por primera vez en la historia del programa y otra con la presencia de un viejo conocido para algunos espectadores del programa.

Carolyne y Sheyla fueron las protagonistas del primer matrimonio lésbico del dating show. La ceremonia estuvo cargada de emoción a pesar de que en un primer momento se produjeran algunas diferencias entre ellas por su forma de pensar. No obstante, según los expertos del programa, ambas tenían un 76% de compatibilidad.

"Deseo adentrarme en un sueño mágico contigo. Sé que no soy una princesa de cuento pero hoy me siento como una de ellas, así que deseo y quiero darlo todo para que nuestras sonrisas puedan durar para siempre", dijo Carolyne en el altar. "Te prometo quererme más a mí misma para quererte a ti más y mejor, cambiarte lo tacones y hacer que te duela la boca de reír todos los días de mi vida", dijo por su parte Sheyla.

Tras un acto cargado de emociones, nervios y risas, llegaba la noche de bodas. Y aunque Carolyne estaba dispuesta a dejarse llevar, Sheyla consideró que no había surgido "el fuego" entre ellas para que pudiera pasar algo más.

El tercer 'sí, quiero' de un soltero de First Dates

En la otra boda del programa, la cara de uno de los dos cónyuges sonó muy familiar a algunos espectadores del programa. Se trataba de Julián, un pensionista y modelo de Santander recordado por muchos por su paso por el restaurante de First Dates.

Para el cántabro era la tercera vez que pasaba por el altar y lo hizo con María José, con la que, según el programa, tenía un 71% de compatibilidad. La complicidad entre ambos fue más que evidente y así lo hicieron saber sus protagonistas: "Es ella, no hay que darle más vueltas", di Julián.

Los invitados a la boda, entre los cuales se encontraban algunas de sus exparejas, opinaron que la conexión entre ambos era "espectacular". La química entre ambos iba creciendo y aunque Julián reconoció ponerse "malísimo", María José quiso ser prudente y "no pasar a mayores" en su primera noche con su marido.


Contenido patrocinado

Otras noticias



Informalia





Comentarios 0