El "calvario" de Kiko Hernández con una persona que se obsesionó con él: "Venía a mi casa con armas"

6/12/2017 - 16:42
  • El colaborador de 'Sálvame' asegura que ahora tiene una orden de alejamiento

Sálvame desveló el pasado martes el mal trago que ha vivido Lydia Lozano con una fan que se obsesionó con ella. El programa hizo públicos los mensajes entre ambas después de que decidiera compartir el teléfono de la periodista con otras personas.

Aprovechando la ocasión, Kiko Hernández contó que vivió una situación similar que terminó convirtiéndose en un calvario. "Está denunciado y tiene una orden de alejamiento", comenzó diciendo antes de relatar cómo sucedió este amargo hecho.

"Durante cuatro años, un señor de Valencia se pagaba un AVE para venir a molestarme y venía con armas. Venía a por mí a la puerta de Telecinco", aseguró el tertuliano. "Llegó a ir a la puerta de mi casa y mi portero me llamó un día para decirme: Oye, que hay un señor aquí que dice que viene aquí a por ti y que te quiere liquidar", afirmó desvelando que una vez se lo tuvo que llevar la policía de la puerta de Telecinco.

"No sabéis el calvario que es", lamentó Hernández antes de contar otra anécdota. "Un día cogió una portada mía de una revista y a las tres de la mañana la quemó en la puerta de mi casa. Otro día fue a una firma de libros de Belén Esteban con una pancarta que decía: 'Soy el novio de Kiko Hernández", aseguró.

Afortunadamente, todo quedó en un susto y Kiko pudo denunciar los hechos a la policía: "Desapareció porque tiene una orden de alojamiento. Acabó en el calabozo tres días y se le quitaron las tonterías", concluyó.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.