El inesperado jarro de agua fría de Yulia Demoss a su cita en el programa 500 de 'First Dates'

6/12/2017 - 10:39
  • La camarera del restaurante del amor de Cuatro fracasa en la búsqueda de su media naranja

Más noticias sobre:

500 programas no se cumplen todos los días. First Dates era consciente de ello y, para celebrarlo, organizó este martes una entrega especial emitida en prime time con la esperada cita de Yulia Demoss, una de las camareras del restaurante del amor de Cuatro.

A su llega al local, la joven se encontró con Carlos, un apuesto funcionario catalán de 40 años con el que parecía que había hecho buenas migas. La velada fue divertida y Yulia se mostraba muy natural con el chico. Su compañera y amiga Lidia Torrent lo notó y tenía buenas sensaciones con la velada. "Este chico me ha gustado mucho, me ha caído muy bien y me ha transmitido buenas cosas. Yo a Yulia la he visto relajado y abriéndose muchísimo", aseguró.

Carlos también se mostró encantado con ella y dejó claro enseguida que quería tener una segunda cita con ella: "Por supuesto, es una chica guapa, atractiva y entrañable. Hay muchas cosas detrás de esta apariencia. Es una persona digna de conocer y una cita es poco para ello. Me gustaría conocer que hay detrás de ella", declaró.

Sin embargo, cuando llegó el turno de Yulia, sorprendió a todos y al propio Carlos con un auténtico jarro de agua fría. "Hay muchas cosas que me han gustado de ti. Sin embargo hay otras que me han echado para atrás. Te veo menos cosmopolita que yo, casi no me has preguntado sobre mí y has hablado más de ti. Eres un chico 10 y me encantaría tenerte como amigo", le dijo en persona antes de darse un amistoso abrazo.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.