Ana Guerra y Raoul se reivindican en 'OT', 'pobre Agoney' falla y Amaia se gana (más) al público

28/11/2017 - 1:31
  • Cepeda y Ricky se jugarán la expulsión en la gala del próximo lunes en La 1

  • Marina, expulsada en la quinta gala; Alfred vuelve a ser elegido como el favorito

Más noticias sobre:

Hay vida más allá de Amaia, Alfred y Aitana en OT. Ellos han destacado, con razón, desde el principio del programa, pero empiezan a surgir otros rivales fuertes que hasta ahora permanecían agazapados.

Es el caso de Ana Guerra, que abandonó su perfil bajo y destacó de forma más que notable con una ranchera en la quinta gala de OT.

Y también de Raoul, brillante con un tema de Lady Gaga. "He de reconocer que no daba nada por ti", se sinceró Mónica Naranjo en su valoración, "pero me has hecho recordar por qué amo tanto este trabajo".

No corrió la misma suerte Agoney, que falló con Conchita Wurst. Bautizado como 'pobre Agoney', el canario patinó y fue uno de los nominados de la noche. 

También fueron propuestos para abandonar la academia Cepeda, Ricky y Miriam. Los profesores salvaron a Agoney. Por su parte, los concursantes sacaron de la lista negra a Miriam. Así las cosas, Cepeda y Ricky se jugarán la expulsión el próximo lunes. 

Amaia volvió a ser una de las mejores de la noche. La navarra clavó un tema de Ed Sheeran con Roi, aunque justo antes se ganó al público por algo mucho más mundano que la música incluso. "Me hago mucho pis", dijo solo unos minutos antes de cantar. Roberto Leal le dio permiso para ir al baño.

En cuanto al favorito, Alfred volvió a ser el elegido por delante de Amaia. Cepeda se coló en el top 3 y desplazó a Aitana.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.