La nueva vida del asesino de la catana: ¿Por qué sale del anonimato 17 años después de matar a su familia?

21/11/2017 - 13:56
  • José Rabadán protagoniza un documental que DMAX estrena el miércoles 29 de noviembre

¿Qué motiva a un adolescente de 16 años a planear y ejecutar el asesinato a sangre fría de su familia? ¿Es capaz de rehabilitarse un parricida que ha cumplido su condena? ¿Está la sociedad preparada para convivir con un homicida que asegura estar reinsertado?

Son muchos los interrogantes que rodean un caso tan trágico como el del 'crimen de la catana', cometido por José Rabadán hace 17 años. Cuando tenía solo 16, mató a sus padres y a su hermana en un asesinato que ahora se recuerda en Yo fui un asesino, el documental que DMAX emite el miércoles 29 y jueves 30 de noviembre.



En este espacio, Rabadán sale del anonimato y da la cara por primera vez. ¿Por qué lo hace ahora? Además, cuenta cómo es su vida ahora. Está casado, tiene una hija de 3 años y trabaja como bróker de bolsa.

Dividido en dos entregas de una hora cada una, y con el relato en primera persona del propio asesino como eje central, este documental reconstruye el caso exponiendo los hechos ocurridos en los momentos previos y posteriores al asesinato, intercalando el testimonio de Rabadán con los de las personas que se han cruzado en su caminoa lo largo de su vida: familiares, vecinos, psiquiatras, abogados, policías, periodistas... Personas que se han mantenido en silencio todo este tiempo y que tienen mucho que decir. Los dos capítulos desgranarán los aspectos que tuvieron un impacto o influencia en su vida para tratar de entender este crimen y dibujar el perfil del asesinoapoyándose en reconstrucciones de los episodios más impactantes y desconocidos de la vida de José.

Primera parte (miércoles 29 de noviembre)



España se despierta con la impactante noticia de la aparición de los cadáveres de un matrimonio y su hija de nueve años, que habían sido brutalmente asesinados a cuchilladas en un piso del número 20 de la Calle de Santa Rosa de Murcia durante la noche anterior. El hijo mayor de la familia, principal sospechoso del crimen, había huido. Dos días después, el joven es detenido mientras trataba de llegar a Barcelona y, tras un largo interrogatorio, confiesa ser el autor del parricidio.En esta primera entrega, el documental nos traslada a la escena del crimen a través de imágenes reales de la investigación, noticias de los medios de comunicación de la época, reconstrucciones de los hechos y testimonios de las personas que formaron parte de la investigación o tuvieron contacto con Rabadán: Alfonso Navarro, comisario de Policía encargado del caso; Juan Pedro Hernández, médico forense del caso; Lourdes Aznar, periodista que cubrió el suceso; José Antequera, periodista y escritor experto en el crimen; Pedro López Graña, ex -abogado de José Rabadán que llevó la defensa del caso hasta su conclusión; José Alberto Pardo, Director de la Opinión de Murcia que realizó una exhaustiva cobertura de este suceso; y los testimonios recuperados del psiquiatra de la defensa, Demetrio Barcia, y de Inmaculada Ferrando, la abogada de oficio que asistió a Rabadán en primera instancia.

El episodio repasa cómo eran las relaciones de José Rabadán con su padre, un hombre de convicciones firmes;con su madre, muy protectora; y con su hermana, que padecía síndrome de down y a la que el joven adoraba. Una adolescencia rebelde, una gran afición a chatear en su ordenador, a los videojuegos y los juegos de rol, pasión por las artes marciales y sus armas, y una atracción fatal por el satanismo, completan a groso modo el perfil del que se convirtió en uno de los asesinos más conocidos de la sociedad. Miguel Cañivano, amigo íntimo de José Rabadán en su adolescencia; Francisco Ros, amigo de la familia; José Juan González, director del gimnasio donde practicaba artes marciales; y el testimonio recuperado de Oliver Jiménez, el amigo que le acompañó en su huida, ayudan a esclarecer la compleja personalidad del joven y su relación con los que le rodeaban.

Segunda parte (jueves 30 de noviembre)

¿Qué pasó después del crimen? Esta segunda parte sigue los pasos de José Rabadán tras el asesinato. Estuvo dos días fugado en Alicante, cobijado en una chabola por un amigo al que acababa de conocer, hasta que fue detenido por la policía en la estación de tren, cuando intentaba huir a Barcelona. Sus primeras declaraciones, su entrada en prisión y los nueve meses que pasó allí a la espera de ser juzgado. El diagnóstico fue fundamental para juzgar este caso, por un lado, había psiquiatras que opinaban que era un "psicópata, narcisista y sádico", pero para García Andrade y Demetrio García, los psiquiatras de la defensa que presentaron su diagnóstico en el caso, fue una psicosis epiléptica idiopática y una conjunción de factores, lo que le provocó una evasión de la realidad. La psicosis epiléptica no está admitida por algunos psiquiatras, aunque sí fue admitida en el juicio. Javier Urra, doctor en psicología y Defensor del Menor (1996-2001) participa en el documental con un cara a cara con José Rabadán, en elque tratará de comprender y esclarecer qué pasó por su cabeza aquella noche. Asegura que se ha pensado mucho su participación en este documental, pero también cree que hay mucha gente que es capaz de rehabilitarse. "¿Eres un narcisista? ¿un sádico? ¿estáscurado de la enfermedad que padecías? ¿qué te llevó a cometer un hecho tan atroz?", son algunas de las preguntas de Javier Urra lanza a José Rabadán. ¿Cómo es la vida actual de José Rabadán?

La última parte del documental muestra el día a día del asesino con su familia en Cantabria, donde reside y trabaja, y con los miembros de la asociación religiosa evangelista Nueva Vida, que acogieron a José cuando salió del centro de menores y con el que han vivido estos últimos años. Una etapa, la primera en libertad para un José ya adulto, que ha estado plagada de retos y momentos complicados para él y todos los que han intentado ayudarle.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.