Gran susto en 'El Chiringuito': Rafa Guerrero se va del plató repentinamente con gran angustia por un fuerte dolor de pecho

19/11/2017 - 12:28
  • Josep Pedrerol también se fue del plató preocupado por el estado de salud del exárbitro

Tanto el presentador como los colaboradores de El Chiringuito se llevaron un tremendo susto dejando a un lado el derbi entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid. Rafa Guerrero comenzó a sentir un dolor en el pecho que hizo que tuviese que abandonar el plató.

Esto pudo ser a consecuencia de una discusión que minutos antes mantuvo con otro de los colaboradores, Jose Luis Sánchez sobre las "lágrimas de Sergio Ramos en el vestuario".

Tras la efervescencia de la conversación, el exárbitro pidió al presentador abandonar el programa diciendo: "No me encuentro bien, Josep". Pedrerol le respodió pidiéndole que "no hiciese bromas" pensando que no iba en serio. Pero Tomás Roncero, que fue el primero en percatarse de la situación, confirmó el problema afirmando: "Es verdad, se le ha puesto mala cara".

En ese momento el tertuliano abandonó el plató perseguido por las cámaras mientras sus compañeros continuaban con el debate que habían interrumpido. Al observar que Rafa se encontraba mal de verdad el presentador también abandonó el plató preocupado por la salud del que también, además de colaborador, era su amigo.

El exárbitro se tocaba el pecho con claros signos de dolor y angustia que hizo que todos se preocupasen olvidando por unos minutos el tema de debate en el que se centraba el programa.

Finalmente, todo quedó en un susto y tanto Pedrerol como Rafa regresaron al plató.Entre aplausos explicó que "había tenido una semana con problemas estomacales y tensión muy alta". Terminó agradeciendo a todos el trato recibido.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.