El caos de Ferreras: lo que esconde tras su mesa en 'Al rojo vivo'

10:36 - 9/11/2017
  • El colaborador del programa Fernando Berlín lo muestra en Twitter

La fórmula del éxito de Antonio García Ferreras no es precisamente el orden. El colaborador Fernando Berlín ha querido mostrar el desorden de papeles que tiene el presentador de Al rojo vivo encima de su mesa, y que no se ven en las cámaras de La Sexta.

Infinitos papeles con anotaciones, su Ipad, su móvil enchufado a la corriente, su taza con café... Apenas se puede apreciar un trozo de la mesa de Antonio García Ferreras en su programa.

Y es que las más de cuatro horas de programa, que este jueves ha arrancado antes de su horario habitual debido a la declaración de Carme Forcarrel y el resto de miembros de la Mesa del Parlament en el Tribubal Supremo, obligan al presentador estar atento de todo lo que sucede.

Según los cálculos realizados por ECOTEUVE.ES, el periodista estuvo en directo un total de 125 horas, o lo que es lo mismo, más del doble de lo habitual debido a la crisis que se vive en Cataluña [ver reportaje AQUÍ].


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.