Así fue atracada Sonia Ferrer ('Amigas y conocidas'): "Mi reacción fue una estupidez"

8/11/2017 - 12:51
  • La colaboradora tuvo un forcejeo y después salió corriendo tras él

Más noticias sobre:

Sonia Ferrer, colaboradora de Amigas y conocidas, espacio matinal de La 1, relató en primera persona cómo sufrió el atraco y reflexionó si es mejor defenderse y enfrentarse a un atracador o entregar todo sin oponer resistencia.

El pasado viernes 3, Sonia Ferrer fue atracada por tres hombres en el aparcamiento de Leroy Merlín en Majadahonda, muy cerca de su casa en Madrid, donde fue a comprar unos focos con sensor para, precisamente, alumbrar su jardín ante el aviso de la administradora de su urbanización de varios robos en su calle.

La colaboradora de Amigas y conocidas relató su instintiva reacción en el programa de TVE explicando que tras la compra, dejó sus cosas en el asiento del copiloto de su coche pero, que al estar las puertas sin el seguro puesto, uno de los hombres se metió en el interior para quitarle sus pertenencias.

"Este hombre que iba tapado, abre, se mete y yo me tiro encima para intentar coger las cosas. Tenemos un forcejeo y él me da un golpe", explicó la colaboradora señalándose a la mandíbula. Después contó que se fue "corriendo detrás y logré pillar su matrícula en el coche en el que huían", ya que no pudieron arrebatarle su móvil.

Ya en frío, Ferrer reflexionó sobre su reacción e intentó aconsejar a los espectadores que no actúen así ante una situación similar para evitar daños personales: "Es una estupidez porque no me sirvió de nada. Si llega a ser mala persona y llega a estar mal de la cabeza me podría haber hecho mucho más daño del que me hizo".


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.