El asesino de la catana: "Me llamo José Rabadán y maté a mi familia a los 16 años"

3/11/2017 - 15:48
  • Protagonizará 'Yo fui un asesino', la nueva apuesta de DMAX que llega este noviembre

  • Actualmente, 17 años después del trágico suceso, es bróker de bolsa, está casado y tiene una hija

Más noticias sobre:

¿Puede un asesino rehabilitarse y vivir en sociedad? Este es el principal interrogante que plantea Yo fui un asesino, la primera producción local del género 'true crime' de DMAX que llegará en noviembre al canal y que girará en torno a José Rabadán, conocido como el 'asesino de la catana'.

José Rabadán tiene hoy 34 años, está casado, tiene una hija de 3 años y trabaja como bróker de bolsa. Una vida normal para un hombre aparentemente normal que, cuando era solo un adolescente, asesinó con una catana a sus padres y su hermana pequeña de 9 años, destrozando a una familia y sacudiendo a todo un país. ¿Por qué lo hizo? ¿Está realmente rehabilitado? ¿Puede una persona con ese oscuro pasado vivir en sociedad?

DMAX ha lanzado la primera promo del proyecto en la que se ve a Rabadán disfrutando un día de asueto con su mujer e hija (imágenes de espaldas). El espectacular avance cambia inmediatamente de todo cuando la voz del protagonista anuncia. "Me llamo José Rabadán y maté a mis padres y a mi hermana con una catana cuando tenía 16 años".

17 años después del trágico suceso, este documental reconstruye el perfil del joven asesino para tratar de averiguar por qué planeó y ejecutó a sangre fría este crimen. Para ello, Yo fui un asesino contará con el testimonio del propio parricida, que mostrará su rostro por primera vez desde su internamiento, primero en prisión y posteriormente en centros de menores en los que pasó la mayor parte de su condena.

Pero estas no son las únicas cuestiones que este documental abordará. El crimen del 'asesino de la catana' fue el primer caso de delito grave cometido por un menor de edad en España tras la entrada en vigor de la Ley del Menor, solo nueve meses después de que se cometiera el crimen. Tras confesar su autoría, y tras un breve paso por prisión, José Rabadán fue condenado por un juez a pasar seis años en un centro de menores y otros dos en régimen de libertad vigilada. Una sentencia que estuvo rodeada de polémica al dictarse en un juicio de 30 minutos de duración en el que fue clave un único informe psiquiátrico que pudo servir como atenuante de la condena. ¿Se benefició José Rabadán de un contexto jurídico nuevo y favorable al interés del menor sobre la gravedad del delito cometido? ¿Se desoyeron otros diagnósticos de expertos que evaluaron a Rabadán y le consideraron un psicópata?

Yo fui un asesino no trata de cuestionar a la Justicia española ni la labor de sus profesionales, sino que busca exponer los hechos objetivamente, aportando información desconocida y dando voz a personas que se cruzaron en el camino del asesino y que no han hablado hasta ahora, para ofrecer al espectador un relato riguroso y objetivo de los hechos que conmocionaron al país el 1 de abril del año 2000. Así, al alegato del propio Rabadán, se suman los testimonios de familiares, amigos y vecinos de la familia; policías y periodistas que investigaron y siguieron el caso; psiquiatras que trataron a Rabadán; sus abogados; los pastores de la iglesia evangelista a la que se unió José al salir del centro de menores; y el Defensor del Menor y coautor de la Ley del Menor de 2001, Javier Urra.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.