La cita de dos fetichistas del cuero en 'First Dates': "Se debe amar al leather allá donde estés"

24/10/2017 - 12:47
  • "Tengo el arsenal más grande que cualquier tienda de Madrid", dijo Fran

Más noticias sobre:

En casi 500 programas, First Dates no había tenido en su restaurante a dos personas tan fetichistas del cuero como Fran y Juancar. Ambos relataron cómo fue su primera experiencia al ponerse una prensa de este material.

"Yo no le he dicho a nadie que soy gay. Nadie me lo ha preguntado. Mi madre se enterará por este programa", se presentaba Fran, antes de enseñar a Lidia Torrent el "arsenal de cuero más grande que cualquier tienda" que llevaba en su mochila.

"El primer pantalón de leather me lo compré con 18 años y al ponérmelo noté que me excitaba", decía este hombre que en su pasado ha tenido relaciones con mujeres y hombres. "¿Te gustaría que tu cita te viera de cuero?", le preguntó la camarera a lo que él respondió "por supuesto que sí".

Su acompañante fue Juanca, de Cádiz, que vio la gorra y los guantes de cuero de Fran sobre la barra de Matías: "La primera prenda que me puse de leather fue un arnés. Me sentí poderoso".

Cenando se pusieron más serios hablando sobre el SIDA y el rechazo al Orgullo Gay: "¿Qué es ser orgullosamente gay si no estamos luchando por tener una residencia gay en la que podamos estar la mayoría de nosotros cuando nos hacemos mayores?".

Al terminar, Fran se enfundó en cuero y esperó a Juanca, que no se esperaba para nada ese momento: "Yo el fetichismo lo dejo para el ámbito privado". "Se debe vivir allá donde estés", espetó el otro. Tras hacer una cobra, los dos se besaron aunque no se dieron una segunda oportunidad.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.