Buscar

El pánico de Pablo Alborán en el reto más agónico de 'El Hormiguero': "¡Sacadlo, por Dios!"

14/09/2017 - 11:58
  • El cantante y Pablo Motos, "muertos de miedo" con una de las pruebas del programa

Pablo Alborán visitó este miércoles el plató de El Hormiguero para presentar sus nuevos dos singles tras dos años retirado de la música. El cantante desveló a Pablo Motos los motivos de esta pequeña crisis profesional y su necesidad de parar todo para volver con más fuerza. 

El programa sorprendió además al artista con uno de sus habituales retos, esta vez realizado por Rubén, el surfero de la Costa da Morte, quien se ha incorporado al espacio de Antena 3 dispuesto a hacer cualquier cosa que le propongan.

En esta ocasión, el colaborador debía demostrar a los espectadores cómo salir de un coche que se ha hundido en el agua. Para ello, el programa utilizó una gran piscina e introdujo el vehículo con Rubén dentro con ayuda de una grúa. Este explicó que, en primer lugar, debíamos llevar encima una herramienta para poder cortar el cinturón de seguridad en el caso de que se bloqueara.

Acto seguido, mantener la calma y esperar a que el coche terminara de sumergirse para que se igualara la fuerza del agua dentro y fuera del mismo y así fuera más fácil abrir la puerta. Sin embargo, Rubén se encontró con ciertas dificultades para hacerlo provocando un gran susto en los espectadores y en Pablo Alborán. "¡Sacadlo!¡Sacadlo!", gritó Motos a dos buzos de seguridad que estaban dentro de la piscina tras un gesto del colaborador. "¡Sacadlo, por Dios!", pedía el malagueño. 

Finalmente, Rubén hizo la fuerza necesaria para abrir la puerta y pudo salir a tiempo del vehículo. "Nos has matado de miedo", le decía Alborán. "¡Qué bien, oye! Me voy a casa con un cuerpo...", bromeaba el invitado. 





Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.