Buscar

El motivo detrás de las lágrimas de Bertín Osborne, ¿por qué lloró?

13/09/2017 - 10:00
  • El presentador se derrumba al escuchar una de las canciones de Niña Pastori

Más noticias sobre:

La última entrega de Mi casa es la tuya, el programa que conduce en Telecinco Bertín Osborne, dejó un momento impactante que esconde una explicación. El presentador no pudo evitar emocionarse al escuchar cantar a Niña Pastori y acabó llorando a lágrima viva. ¿Por qué?

Bertín Osborne acudió a casa de Antonio Carmona. El artista organizó una fiesta a la que también acudieron, entre otros, Imanol Arias y la propia Niña Pastori.

Ésta se lanzó y cantó acompañada de dos guitarras la canción Cai. Bertín no tardó en emocionarse. "¡Se ha emocionado el jefe!", se escuchó decir a Antonio Carmona. Cuando Niña Pastori volvió a entonar otra estrofa de la canción, el presentador acabó por derrumbarse.

El motivo de estas lágrimas no es otro que los recuerdos que la canción le provocó. "Me recordó mi época de Jerez, me recordó a Sandra y fue un momento muy bonito", explicó en la presentación del programa a la que asistió ECOTEUVE.ES.

Bertín se refiere a Sandra Domecq, su primera esposa. Aunque se divorciaron, siempre mantuvieron una buena relación hasta que ella murió en 2004.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia





Comentarios 3

#1
13-09-2017 / 21:12
Carmen
Puntuación 7
A FavorEn Contra

La canción es una maravilla y me emociona también a mí sin ser gaditana pero sí andaluza y una enamorada de esa alhaja de tierra.

#2
14-09-2017 / 08:47
fruebel
Puntuación -4
A FavorEn Contra

Es una histericona.

#3
14-09-2017 / 09:59
se ve
Puntuación 1
A FavorEn Contra

Demasiada querencia por el drinking en horas de trabajo.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.