Buscar

Barcelona es el siguiente destino de 'Verano en el punto de mira' en Cuatro

13/08/2017 - 12:12
  • El lunes a las 22.45 en Cuatro

Cuatro está ofreciendo seis especiales de verano de En el punto de mira que analizan el impacto del turismo en algunas de las localidades costeras más concurridas durante las vacaciones, el segundo destino es Barcelona.

Más de 30 millones de visitantes al año. Más de 10.000 pisos turísticos en alquiler. ¿Hay sitio legal para todos los visitantes? ¿Se está llegando al límite de ocupación en la Ciudad Condal? ¿Quién mueve los hilos de estas redes de subarrendamientos? Con la proliferación de alquileres ilegales para turistas surgen las preguntas pero no las respuestas. El verano en el punto de mira pondrá mañana lunes, a las 22.45, su foco en aquellos barrios saturados de alquileres ilegales y en zonas masificadas por el desembarco de cruceristas, trabajando con la Policía local y descubriendo quién o quienes se encuentran detrás de este negocio.

Barcelona, con 1,6 millones de habitantes y 32 millones de visitantes al año, ostenta un récord insólito en sus calles y edificios. La ciudad condal oferta unos 10.000 pisos turísticos, algunos de ellos ilegales. La reportera Mireia Llinares investigará cómo se alquilan ilegalmente este tipo de alojamientos y si hay alguna banda detrás de este negocio. A través de cámara oculta, "dará caza" a una empresaria rusa que se dedica a este tipo de práctica y acompañará a una pareja de inspectores del Ayuntamiento para ver cómo trabajan y comprobar cómo localizan este tipo de alojamientos ilegales. El verano en el punto de mira recogerá también la realidad de los pocos vecinos que aún viven en el centro de Barcelona. En una ciudad como Barcelona que recibe a tantos turistas al día, han aparecido movimientos sociales que protestan contra esta invasión con pintadas o actos vandálicos. ¿Existe verdadera turismofobia? ¿O son acciones puntuales y aisladas?

Además de visitar la Sagrada Familia o el Parque Guell, los turistas acuden a Barcelona para ir de compras, La ciudad condal es la segunda más visitada por el turismo de lujo, después de Nueva York. Barcelona es un escaparate para la moda, donde muchos turistas rusos, árabes, chinos, en su mayoría, se detienen a hacer sus compras. Contratar un personal shopper, adquirir vestidos y joyas para una fiesta privada en el club más exclusivo de la ciudad, peinarse y maquillarse puede suponer para uno de estos turistas de alto standing un gasto de unos 70.000 euros al día. La compra de casas de lujo en la ciudad también es una práctica habitual.


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.