Buscar

Granjas aisladas y las turbulencias en la nueva entrega de 'Espíritu salvaje'

12/08/2017 - 14:36
  • Nueva entrega del formato de aventuras en Cuatro

Más noticias sobre:

En su viaje por los cinco continentes tras el rastro de especies amenazadas, los protagonistas de Espíritu salvaje llegarán este domingo, 13 de agosto, a Australia, las Antípodas españolas. Allí, mientras buscan el wallaby de patas amarillas, experimentarán la aventura de vivir (y sobrevivir) en uno de los parajes más inhóspitos del mundo: el interior del desierto australiano.

El wallaby de patas amarillas es un pequeño marsupial con un pelaje de tonos vivos que habita en Australia, así que hasta allí viaja la familia para fotografiar este precioso animal. Los wallabies están en peligro de extinción porque los colonos europeos los cazaban por su piel. Durante la colonización, los primeros europeos también trajeron cabras que acabaron destruyendo el hábitat y el alimento de esta especie. Para conocer más detalles sobre la zona deciden visitar unas pinturas aborígenes escondidas en un refugio natural, pero el guía no parece muy ducho en la zona y después de muchas vueltas, reconoce que se ha perdido. ¡No había vuelto desde que era pequeño! Las pinturas tendrán que esperar a una mejor ocasión.

Buscando al wallaby se adentran por el interior de Australia. El interior del continente es uno de los paisajes más sorprendentes de la Tierra. Desde una avioneta, la familia tiene unas espectaculares vistas del parque, pero Amaia no está muy contenta porque no lleva bien los vaivenes del vuelo.

A medida que se adentran en el área en donde habitan los wallabies, los caminos se hacen cada vez más abruptos, así que deciden acampar, sin olvidarse de tomar precauciones. Al fin y al cabo Australia es el país con más especies venenosas del planeta. Deciden separase para cubrir distintas zonas. Hacen noche a medio camino en una granja aislada de cualquier lugar civilizado. En el Outback australiano no es fácil ser granjero, y Unai alucina cuando la familia que les acoge explica que, de un extremo a otro de la finca, hay 8 horas en todoterreno y que los niños reciben clases a distancia a través de una plataforma on line.


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.