Buscar

Aitor Trigos revela su drama en 'Sálvame': "Tuve que participar en cenas de pago para poder comer"

9/08/2017 - 19:31
  • El expresentador llegó a derrochar más de dos millones de euros que tenía ahorrados

Más noticias sobre:

El presentador Aitor Trigos visitó este miércoles Sálvame para contar en primer persona su dramática experiencia, ya que de ser uno de los rostros más aclamados de la televisión pasó a no tener absolutamente nada.

Aitor Trigos lo perdió todo después de presentar formatos estrellas como Las mañanas de cuatro o Amor en la red. El presentador afirmó en Salvame que, debido a una "carencia de afecto", se rodeó de personas de la televisión y "compraba" dicho cariño: "Lo compraba invitando a todo el mundo".

La suma derrochada por Trigos asciende a más de dos millones de euros. Pero, el detonante, fue el "exceso de confianza" que cometió al avalar a su pareja: "Sin darme cuenta tenía las cuentas bloqueadas en el blanco".

Fue entonces cuando el presentador tocó fondo cuando le embargaron la casa: "Un día volví de viaje y me encontré con mi casa precintada. Todo lo que tenía se lo llevaron, hasta mis peces y mi perro. Yo lloraba y la jueza me consolaba".

Para poder sobrevivir, Trigos reconoce haber hecho cosas totalmente desesperadas: "Tuve que participar en cenas de pago para poder comer y en Panamá vivía en casas para adultos y tuve que hacer coas de las que no estoy orgulloso".

Afortunadamente, su vida se ha reconducido en Málaga con una nueva pareja: "Estoy muy feliz y tranquilo".


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.