La dolorosa reflexión de Carme Chaparro sobre la última víctima de violencia machista

17:00 - 27/12/2017
  • "Le decían que era una histérica. Una loca. Ya sabéis. Cosas de mujeres. De brujas. De zorras"

Uno de los últimos casos de violencia machista registrados este 2017 es el de Andrea, la joven valenciana que ha sido matada presuntamente por su expareja en la localidad de Benicàssim.

El supuesto asesino arrastró a la joven de tan solo veinte años hasta el coche. El vehículo apareció poco después estrellado contra una gasolinera cercana, provocando así la muerte de ambos.

Como otros tantos casos similares, el ex novio de Andrea tenía una orden de alejamiento que, a la vista de los acontecimientos, no sirvió de nada. 

Carme Chaparro ha querido manifestar en su cuenta de Instagram la gran indignación sobre lo sucedido, denunciando. Lo ha hecho con un sentido texto que ha obtenido una notable repercusión y que ha sido muy aplaudido por sus seguidores

"Le decían que era una histérica. Una loca. Ya sabéis. Cosas de mujeres. De brujas. De zorras. De putas. Cosas de feminazis y de denuncias falsas. Resentida. Odiadora de hombres. Hasta que él la ha quemado viva, arrastrándola del pelo hasta meterla en el coche y estrellándolo contra una gasolinera", escribe la periodista de Cuatro.

"Tenía 20 años ¿Os imagináis cómo vivía esa chica? El pánico cada segundo de su vida. Y no la hemos protegido. Es terrorismo machista y deberíamos exigir que su apología (cualquier apología del machismo) sea considerada como la apología del terrorismo", sentencia la presentadora. 


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.